Los errores más comunes al hacer flexiones

La flexión de brazos es un ejercicio puramente de tríceps. Pero antes de iniciar date cuenta de las claves para una flexión perfecta.

Arquear la espalda

Las flexiones son conocidas mundialmente por fortalecer nuestros pectorales, hombros y tríceps, pero es un movimiento de todo el cuerpo. Debemos concentrarnos en apretar cada músculo de nuestro cuerpo, glúteos y piernas incluidos, para ayudar a mantener la zona lumbar totalmente recta evitando que se curve o arquee. Comienza la flexión desde el suelo, donde el cuerpo está alineado e intenta mantener esa linealidad todo el camino.

Nos olvidamos de respirar

Debemos concentrarnos en la forma y en el método que nos ayude a realizar las flexiones de manera más sencilla y con un menor gasto energético. Olvidarse de respirar durante la ejecución es como si sigues respirando debajo del agua, no vas a aguantar mucho ahí abajo. Para ayudarnos a ello, tendremos que coger aire (inhalar) al bajar y soltar el aire (exhalar) al subir. Del mismo modo que la técnica de respiración al correr es esencial, aquí es determinante.

Te queman tus brazos

Mucha gente suele realizar las flexiones de diversos tipos pero pocas hacen las flexiones originales: las de tríceps. Vemos como 8 de cada 10 personas en el gimnasio abren demasiado los codos dándole a los hombros en mayor de los trabajos y dejando a los tríceps aburridos. Los codos deben mantenerse casi pegados a las dorsales (laterales del cuerpo), formando unos 20-40º con el torso, no más.

Engañarte a ti mismo

Ten presente siempre esta frase: la calidad frente a la cantidad. Asegúrate de que cada flexión de brazos alcanza el rango completo de movimiento que tu cuerpo puede dar. Consigue que tu pecho roce el suelo y extiende los codos arriba. No cuidar la técnica ni la forma de una flexión podría acarrearte días y días de lesión y que este movimiento no pueda ser efectivo para tus objetivos marcados.

Forzar el cuello

Si alguna vez has tenido dolor de cuello mientras haces una flexión, es porque no la estás haciendo realmente bien. El cuello debe mantenerse en una posición neutral. Podemos solucionar este problema seleccionando un punto fijo delante nuestro donde deberemos focalizar nuestra mirada. Este punto puede ser uno situado a un paso de distancia (80-100 cm). Si aún así sigues sufriendo del cuello, apoya las rodillas en el suelo hasta que tu técnica mejore.

Las flexiones son unos de los ejercicios más completos, por lo que debemos tener cuidado con su técnica. De ello dependerá nuestra evolución muscular y forma física que queramos conseguir.

Este contenido ha sido publicado originalmente en la siguiente dirección:http://sportadictos.com/2015/08/errores-flexiones